Los amigos son como las gafas: te hacen parecer inteligente pero se rallan enseguida y no veas si cansan...

Seguidores

viernes, 22 de julio de 2011

Miedo a la página en blanco...



Esa sensación de tener mil cosas que contar y no saber cómo expresarlas o no poder hacerlo cuando se te ocurren y cuando por fin tienes tiempo para hacerlo... ¡PUF! desaparece de tu cabeza. Es en ese momento cuando me entra el miedo a la página en blanco.


Te bloqueas y desesperas. Cierras la libreta, el word, la creación de entradas... lo que sea que estés utilizando para escribir; te tomas un respiro, una vuelta por el lugar en el que te encuentras y vuelve la idea, corres para escribir y, de nuevo, ¡PUF!


Yo, siguiendo mi instinto terco, continúo la operación anterior infinitas veces, siempre con el mismo resultado: NADA. Y entro en pánico: "hasta aquí llegue con esta historia"; "ya no tengo ideas para más entradas"; pesimismo puro y retirada definitiva.


¿Y qué pasa al día siguiente? Que, una vez calmada, las ideas fluyen y todo sale de nuevo bien. Consigues escribir todo lo que querías pero no podías y te sientes aliviada y contenta, hasta que vuelva a pasar pues caballo viejo, no aprende trote nuevo; puesto en mi caso: hoja en blanco+palabras que se niegan a salir= pánico. 


Lo que intento expresar es que cuando tengas una página en blanco lo mejor es enfrentarte a ella sin miedo. Si gana una batalla ya ganarás tú la guerra pero siempre será mejor que huir. 


Esto se puede llevar a todos los aspectos de la vida básicamente porque todos los días son páginas en blancos dispuestas a ser escritas.




Y todos los días son buenos días...

2 comentarios:

.Amazonica dijo...

A mi me encanta tener páginas en blanco frente a mí a diario, para poder llenarlas de lo que quiera, ser libre de escribir mi propia historia :)

un beso!

Si.el.corazón.pensara.dejaría.de.latir! dijo...

A mi a veces me pasa lo mismo! me gustó mucho como lo expresaste! :) un saludo ^^